martes, 29 de marzo de 2011

Las doce pruebas


En cuanto a entidades con ánimo de lucro, hay dos grandes grupos, con personalidad física y con personalidad jurídica. La diferencia es muy leve y la verdad es que en la actualidad, no es estrictamente más beneficioso ser una cosa que otra. Las subvenciones, ayudas o contratos públicos suelen admitir como beneficiarios a ambos tipos de personalidades, o si dejan fuera a la personalidad física, suelen existir otras convocatorias que dejan fuera a la jurídica... La diferencia se puede resumir en si quieres ser considerado como ente o como persona... :-)

La sociedad limitada es, a nuestro modo de ver, mucho menos flexible y más compleja que otras opciones. Seguro que en algún momento te creerás Asterix pasando una de las doce pruebas.


René Goscinny (guión) y Albert Uderzo (dibujo)

Entre las de personalidad jurídica, lo más común es constituirse como Sociedad Limitada. En resumen, esto supone que limitas la responsabilidad como socio a la aportación económica que realizas a la hora de constituirte (el mínimo son 3000 euros). No te asustes por esta aportación, porque se puede depositar en el banco cuando lo constituyes y retirarlo después, o depositarlo en bienes, en inventario, ordenadores, etc. Es un poco jaleo por que lo tienen que peritar y demás, pero al menos no tendrás que tener 3000 euros en metálico…. . La verdad es que hay bastante papeleo. Tendrás que ir al Registro Mercantil a registrar el nombre de la sociedad, y posteriormente deberás elevar los estatutos de constitución a escritura pública, con el consiguiente gasto de notario y aranceles. Con todo esto hecho, puedes ir a Hacienda y solicitar el NIF con el modelo 036.

Con todo esto ya hecho, debes dar de alta tu centro de trabajo, incluso tener un libro de visitas y en el caso de que sea necesario tener un plan de prevención de riesgos laborales. Como veis, los papeleos son mucho más engorrosos, pero la ventaja es que se puede contratar laboralmente a los socios (excepto al administrador) y que la limitación de la responsabilidad de la que hablábamos antes (por ejemplo, si tu empresa acapara una deuda, solo respondes con el dinero que depositaste al principio, y no con tus bienes personales…).

Para saber si te conviene constituirte como S.L. tendrás que tener en cuenta las previsiones económicas como empresa, ya que la sociedad limitada tributa el impuesto de sociedades (un 20% del ingreso hasta 120.000 euros). Nosotras le preguntamos a Juan, de la Asesoría del programa Consolida Mujer, y esto fue lo que nos respondió:

Para que tengáis una aproximación, por encima de los 40.000,00 o 50.000 euros de ingresos (no beneficio) por socia os compensaría crear una SL, ya que tiene una fiscalidad mejor y es posible deducir más gastos. En la SL podéis poner una nómina y deducirla como gasto, mientras que como autónomas no podéis hacerlo, entre otras ventajas. La SL también es más cara de constituir (notario) y de gestionar, ya que su contabilidad tiene que estar ajustada al Código de Comercio (probablemente necesitaríais contratar una gestoría), mientras que los autónomos solo tienen que anotar sus ingresos y gastos en unos libros que venden en cualquier librería y en Hacienda.
En vuestro caso, es mejor acomodar la forma jurídica a la evolución del negocio. Siempre habrá tiempo para constituirse como SL

2 comentarios:

  1. Superbien explicado, chicas! Y recordad, que no es necesario contratar una gestora para abrir la SL, si tenéis tiempo en las ventanillas únicas os informan superbien y es sencillito: 700 pavos que te ahorras! Suerte y a por ello!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Jorge!!! Efectivamente, la opción de la ventanilla única es la mejor en el caso de que te constituyas como S.L. También hay una opción un tanto extraña, pero que puede funcionar, y es la de comprar una SL. Hay muchas empresas que venden sociedades ya creadas pero que ahora no tienen actividad, los socios lo venden todo, nombre, cif, capital social, etc... Suelen costar unos 1500 euros...

    De todas maneras, nuestra intención es ir dando trucos de ahorro en este sentido, por ejemplo, si te decides a constituirte como sociedad anónima o limitada (es decir, entidades mercantiles )que requiere registro mercantil y notario, esto suele costar un pastón, aunque hay un decreto que ha fijado los precios del registrador y la notaria en estos casos. Parece ser que si tu no sabes que existe esta ley, nadie te avisa y te cobran 3 o 4 veces mas de lo que indica la normativa... en fin... Dejamos la referencia legislativa, Real Decreto Ley 13-2010 publicado en el BOE el 3 de diciembre de 2010...

    ResponderEliminar