martes, 3 de mayo de 2011

¡¡¡planifiquemos!!!

Creo que ya os hemos hablado de la asesoría AYSE. Nos beneficiamos de sus servicios gracias al programa Consolida Mujer del Ayuntamiento de Madrid (si no eres una mujer a consolidar :-) puedes recurrir a Madrid Emprende, que también asesoran gratuitamente para la constitución de la empresa, etc...)

Cuando llegamos a AYSE el primer día, nos encontramos con Juan y David, de aquí en adelante los llamaremos "Pelucas". El tema es que nos dan gratuitamente 120 horas de asesoria, y si se nos acaban esas horas y seguimos necesitándoles (que seguramente sea así) iremos disfrazadas con una pelucas para que el contador se vuelva a poner a cero...No nos pregunteis por que, pero ahora los pelucas son ellos, como así lo demuestra este fotomontaje hecho por el propio Juan!!!



Al grano. Contrariamente a lo que creíamos, en la asesoría entendieron a la primera nuestro modelo de negocio y las peculiaridades del ámbito en el que nos movemos. Han sido de muchísma ayuda a la hora de traducirnos a un lenguaje cotidiano, los palabros y vocablos fiscales y de bussiness que nos encontrábamos a cada paso.

Desde allí, nos han redactado un espectacular Plan de Negocio de una más una (ayer nos envió Juana Molina el definitivo, y es brutal!). El Plan de Negocio es plasmar en papel lo que más o menos todo el mundo debe saber. Sin embargo, ha sido dificil abstraerse y hablar de segmentos de mercado, competencia, distribución de producto o utillaje en el ámbito cultural. Además, el plan de negocio incorpora el plan de viabilidad económica, recogiendo los datos de gasto y la previsión de ingresos de la empresa.

Al final, te muestra un panorama general de tu situación, y te das cuenta de cosas en las que en principio no habías reparado o que estabas intentando retrasar, por ejemplo, definirse. Esto es muuuuyyy complicado. Definirse a sí mismo, el objetivo de la empresa, las líneas de negocio, etc... Todo lo que poníamos sonaba fatal (y algunas veces sigue sonando igual de mal) por que se tiene (y tenemos) un ligero tabú en mezclar en la misma frase empresa, cultura, arte y presupuesto, etc... Sin embargo, nos hemos dado cuenta que es muy necesario hacerlo, ya que aunque tu sabes perfectamente quien eres y que haces, y crees que todo el mundo debe saberlo/entenderlo igual...parece ser que no. Hemos llegado a una definición reducida y básica "microempresa de gestión cultural". Supongo que como con casi todo, le seguiremos dando vueltas hasta encontrar algo más acorde a lo que realmente somos y a lo que una más una significa para las socias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario