martes, 19 de junio de 2012

Viva El Capital!!!!

Desde hace varios meses llevamos con el malestar de oír a agentes culturales, teóricos de prestigio, y poderes políticos hablar del porcentaje del PIB que supone la cultura. Se les llena la boca con el nuevo tamdem "industrias culturales y creativas" y justifican el apoyo político a la cultura en el rendimiento económico que produce.

Varias publicaciones, incluso del propio ministerio hablan de datos, y millones, y números de empleo. Así, a finales de 2011 se presentaron el avance de resultados de la Cuenta Satélite de Cultura 2000-2009. Si tenéis un rato, echarle un vistazo, parece salido de elmundotoday.
Así, en dicha publicación, se dan dos datos fundamentales, el VAB (Valor Añadido Bruto) y el PIB (Producto Interior Bruto). Según esta cuenta, la cultura, supuso en 2009 el 4,6% del PIB en España. Más que la agricultura, ganadería, pesca, minería o energía (según wiki)

El tema principal es que si te paras a pensarlo, en ese 4,6% oficial del PIB (ojo, que en discursos y notas de prensa y demás, a veces redondean al 7%, 8%...) clasifica actividades como patrimonio, escénicas, artes visuales, pero también prensa escrita, radio y televisión, etc... Pregunta, se imputan aquí los beneficios de lo 600.000 ejemplares de tirada semanal de Hola! Bajará ese porcentaje del PIB ahora que parece que la audiencia de Sálvame está decayendo?? las ventas de apps de iphone también cuentan???

En fin.

Todo esto para decir que basta ya de pensar en productos culturales, industrias culturales (oximorón total!!!) y demás palabros. A nadie, a nadie se le ocurre utilizar el mismo discurso en otros ámbitos como la educación o la sanidad. Y acaso no es más industria la educación, con todos los colegios privados, universidades de pago, productos educativos como libros de texto, compases y rotrings?? Y la industria sanitaria?? el paciente como productor de enfermedades, las farmacéuticas como productoras de contenido??? Pero por favorrrrrr!!!

Por que ahora, cuando no hay pasta, no se sostiene ese discurso. Ahora cuando ningún sector es rentable, la cultura pierde su justificación, y los poderes políticos, las administraciones y demás, tienen la clave para los famosos recortes. Ya no genera beneficio, tiene que ser sostenible, el PIB, 750000 empleos en cultura, tralara, tralara... Ahora, el haber estado usando esa teoría, nos perjudica, y mucho.


 imagen de un seminario de industrias culturales realizado en 2008
 

Hubiéramos esperado, de los dirigentes y sabios, que hubieran desechado ese discurso a tiempo, y hubieran hablado de la realidad cultural, de que no se puede evaluar, no se puede contabilizar como si fueran patatas, y de que más que al PIB, afecta al IDH (Índice de Desarrollo Humano, que además del factor económico, educacional, y sanitario, tiene en cuenta valores como la superficie forestal de un país, la desigualdad de género, etc...)

Hasta que el estado no se replantee esta situación, seguiremos viendo cosas como que las Ayudas a la promoción del arte están dotadas con 900.000 euros, mientras las ayudas a industrias culturales tiene un presupuesto total de 5.375.000 euros. Esto no es muy compatible con el Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales de la UNESCO de 2005, donde prioriza claramente la creación y producción de obra artística.

1 comentario:

  1. Bueno, me parece interesante vuestro análisis pero creo que INEVITABLEMENTE hay que "codearse" con todos, la política la economía la sociedad...etc,
    "la cultura" que para algunos, es esencia de pertenecer a la especie Humana, expresión de la comunidad,
    otros solo la entienden y la explican como "producto" generador de valor económico; yo creo que precisamente su enorme importancia se debe a sus múltiples valencias y no hay que descartar nada sino sencillamente "dialogar" con todos los lenguajes,incluido el económico y el de la política, para defenderla en este momento tan crítico, y que nadie se la guarde o se apodere de ella o diga me pertenece más a mí, creo que para todos es imposible imaginar un mundo sin cultura, un mundo sin cultura no es "sostenible"; imaginemos la cultura como un ser, un alguien que nos representa a todos, y al que todos debemos dar forma y aire para que respire, lo que tenemos que defender es que sea libre, autónoma y con vida propia, a través de los entes asociaciones o individuos que se ocupan de ella, pero es invitable tener que interactuar con todos los demás; por mi parte, en este momento, veo que su mayor peso y relevancia está en su poder de transformación para la mejora social.
    Espero haberme explicado, es la primera vez que escribo en un blog.

    ResponderEliminar